El exterminio del marfil, un futuro amenazador al que se enfrentan los elefantes

La plataforma digital Netflix acaba de lanzar un desgarrador documental sobre la desaparición de una cifra alarmante de elefantes; 150,000 en tan solo 5 años. Titulado «El exterminio del marfil», el reportaje fue llevado a cabo por un grupo de ONGs internacionales y por medios de investigación privados que detallan la matanza absurda y masiva que han desatado grupos de cazadores furtivos. Pero, ¿qué es lo hay detrás de esta aniquilación sin precedentes? Un multimillonario negocio donde se ven involucrados altos mandos políticos de uno de los países más poderosos del mundo.

El documental que fue grabado en países del África como Tanzania y Kenia inicia con la búsqueda y persecución del líder de los cazadores furtivos de elefantes en la mayor parte del África llamado «Shitani» o el diablo. Durante 5 años, al menos 150,000 elefantes han sido asesinados por su marfil en diversos países del África, y en las poblaciones del África central y occidental casi han desaparecido. China es el principal consumidor de marfil en el mundo y su comercio es multimillonario.

¿Dónde reside la belleza de un cadáver?

El Exterminio del marfil es una ardua investigación que contó con la ayuda y participación de medios privados como wildleaks y periodistas independientes preocupados por la situación actual por la que pasan los elefantes. Este documental fue realizado mediante investigaciones encubiertas que luego fueron presentadas a un diputado del parlamento en Hong Kong, donde se puso en conocimiento a nivel mundial la masacre de elefantes que se está llevando a cabo en el África. El marfil como objeto de decoración y de riqueza se ha convertido en la única y exclusiva excusa para una futura extinción de estos majestuosos animales.

Craig Millar, es el Jefe de seguridad de la Fundación Big Life Kenia, detalla algo más que la experiencia de vivir con la responsabilidad de cuidar a los elefantes: «Cada vez que pasa algo perdemos más que un animal porque los elefantes tienen una excelente memoria y pueden vivir entre 60 y 70 años. Es un privilegio presenciar como transmiten su conocimiento y experiencia. Las crías aprenden de sus madres y están mucho más conectados entre sí que los seres humanos en la actualidad».

Es un privilegio presenciar como transmiten su conocimiento y experiencia. Las crías aprenden de sus madres y están mucho más conectados entre sí que los seres humanos en la actualidad».

En la actualidad la caza furtiva no parece ser la única amenaza a la que se enfrentan los elefantes. Los aldeanos de la región que tienen sus huertas cerca del área donde residen estos paquidermos, se han visto en la necesidad de propiciar su muerte, debido a que invaden sus tierras y destruyen sus cosechas. Un conflicto como este se intensifica en poco tiempo y se convierte en caza ilegal. La tarea de Millar, en ese aspecto, es la de buscar un dialogo positivo con los miembros de las aldeas afectadas y tratar de llegar a un acuerdo, ofreciéndoles la construcción de cercas eléctricas que los elefantes no se atreverán a desafiar.

Los cazadores furtivos son la principal amenaza de en la probable extinción de los elefantes.

La política y los elefantes

En China es un signo de estatus y de opulencia, y por ende, el exterminio del marfil es inminente. Aquí ven al marfil como si fuera un diamante o un pedazo de oro, no como en occidente que ven a los animales como lo que son, seres vivos. En Tanzania el kilo de marfil está a $7 dólares, mientras que en Hong Kong su valor asciende a $23, 000 dólares. Un negocio altamente lucrativo si tenemos en cuenta que su venta en el país asiático es legal.

En Tanzania el kilo de marfil está a $7 dólares, mientras que en Hong Kong su valor asciende a $23, 000 dólares.

Andrea Costa, el jefe de investigación del WildLeaks, un medio independiente que recibe y evalúa información anónima antes de realizar investigaciones contra la fauna silvestre, acota lo siguiente: «La razón por la cual  miles y miles de elefantes son masacrados es porque existe un mercado legal en China. Lo permitido son cinco toneladas. Sin embargo el mercado demanda quince veces más y así se vuelve ilegal»

En un depósito de Nairobi, 7 mil piezas de marfil fueron inventariadas. Solo la cuarta parte pudo ser incinerada.

La única decisión que puede salvar a los elefantes es el cierre definitivo de la venta legal del marfil. En la administración de Barack Obama como presidente de los EE.UU se prohibió la venta legal del marfil en el país. Lo mismo hizo su homólogo chino Xi Jimping prolongando su venta hasta el 2021.

Ryszard Kapuscinski en su libro de crónicas llamado “Ébano”, describe fielmente el espíritu de África comparándolo con un elefante. Y lo hace a través de una anécdota que le sucedió cuando se encontraba reunido con unos amigos en el interior de un parque en Tanzania. Aquí las reuniones suelen hacerse al aire libre, tan solo con la oscura noche y la inmensidad de los árboles como testigos.

El reconocido reportero describe que a mitad de la noche un frenético elefante irrumpió de entre la oscuridad haciendo temblar la tierra y dejando paralizados a todos los invitados. “El elefante era realmente grande, tenía una mirada penetrante y perspicaz y no emitía sonido alguno. Tras quedarse parado durante un rato, empezó a pasearse por entre las mesas, en cuyo derredor reinaba un silencio sepulcral: todo el mundo, inmóvil estaba paralizada por el terror. Al final, después de dar varias vueltas a las mesas y al prado nos abandonó. Se apartó de nosotros y desapareció en la oscuridad»

El espíritu de áfrica se encarna en un elefante porque nadie puede vencerlo. Ni los cazadores furtivos, ni la desidia de aquellos que solo los conocemos por foto.

También puedes leer:

Merlí, una serie que nos acerca con la filosofía

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *