Orgullo y prejuicio, el libro y la película

La literatura es una fuente de inspiración para proyectar distintos tiempos, contextos, personajes e historias en la pantalla grande. La clásica novela Orgullo y Prejuicio, de la autora inglesa Jane Austen, es una de los muchos libros que ha inspirado a cineastas.

Las películas son adaptaciones de célebres libros y por este motivo no siempre son exactamente fieles a lo escrito. Los directores, productores, guionistas y demás gente especializada en el cine, se basan en la historia leída por millones de personas para llegar a otros millones de personas.

El libro es la base para armar escenarios, recurrir a diálogos marcados en el guión y perfilar la personalidad de cada personaje, tratando de alterar lo menos posible – o por lo menos eso debería intentarse – la historia original. Claro que se hacen algunos ajustes para llevar el lenguaje escrito a un lenguaje audiovisual que atrape espectadores.

Veamos algunos cambios o ajustes que se hicieron a la novela Orgullo y prejuicio para ser adaptada cinematográficamente a la película que lleva el mismo título dirigida por Joe Wright.

Mr. Bingley tenía otra hermana

En la escena del primer baile nos muestran a Mr. Bingley, su hermana Caroline Bingley y Mr. Darcy, pero en la novela lo acompañan además, otra hermana, Louisa y el esposo de esta Mr. Hurst.

«Bingley tenía aspecto de hombre apuesto, simpático y distinguido. Sus hermanas eran hermosas y extraordinariamente elegantes. Su cuñado, Mr. Hurts, parecía un caballero como cualquier otro, pero su amigo, Mr. Darcy, atrajo pronto la atención de todos por su apuesta figura, su bellas facciones y su aire de noble (…)»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Otra de las peculiaridades de esta escena es que en la novela Mr. Bennet no asistió a este baile. Se narra que Darcy bailó solo una vez con Mrs. Hurtz y otra con Miss Bingley y además declinó ser presentado a cualquier dama.

Cuando Mrs. Bennet elogia la belleza de Jane y cuenta cómo un joven le escribió unos «bonitos versos» mientras Mr. Darcy y Lizzy discuten sobre la importancia de la poesía en el amor, en realidad estos diálogos no se produjeron en el baile, sino durante su visita en Netherfield Park.

Lizzy pasó cuatro días en Netherfield

Cuando Lizzy se propone visitar a su hermana Jane quien está enferma en Netherfield, caminó tres millas porque no montaba caballo. Ella debía de partir el mismo día de su visita, pero como Jane no quería separarse de su hermana, Miss Bingley se vio obligada a invitar a Lizzy a quedarse.

Los diálogos que se muestran en la película en la sala en Netherfield, en la novela se desarrollaron en distintos días: mientras juegan cartas, al piquet o mientras leían frente a Jane.

«Lizzy se entretuvo con cierto bordado, divirtiéndose con la actitud de Darcy y su compañera. Los perpetuos elogios de esta, ya sea sobre la letra, igualad de los renglones o sore la extensión de la carta, así como la absoluta falta de interés con que eran recibidas tales alabanzas, constituían un curioso diálogo y corroboraba de modo exacto la opinión que tenía de cada una de ellos.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Mrs. Bennet tenía dos hermanos

Mrs. Bennet tenía una hermana, Mrs. Philips, quien vivía en Meryton, a una milla de Longbourn (residencia de la familia Bennet). Las señoritas Bennet visitaban a su tía tres a cuatro veces a la semana. El otro hermano era Mr. Gardiner.

«Mrs. Bennet tenía una hermana casada con Mr. Philips (…) y un hermano, residente en Londres, propietario de una industria de mediana importancia.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Cuando Jane, Lizzy, Lydia, Kitty y su primo Collins caminaban por la calle rumbo a Meryton, conocieron a Mr. Wickham. Pero Lizzy no conoció al «encantador Wickham» precisamente como se ve en la película. Lydia conocía al oficial Mr. Denny y fue él quién presentó a Mr. Wickham ante las señoritas Bennet. Continuaron charlando hasta la puerta de Mr. Philips.

«Su aspecto era por demás favorable: poseía postura, finos modales, buena figura y trato ameno.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Días después de conocerse, Mr. Wickham aceptó la invitación que Mr. Philips le hizo. Fue en casa de los Philips y no en el campo cuando el teniente confiesa a Lizzy su versión de los problemas suscitados entre él y Mr. Darcy.

Mrs. Bennet deseaba que Mary se case con Collins

Después que Lizzy rechazó la proposición de matrimonio de su primo Collins, Mrs. Bennet tenía la intensión de convencer a Mary de que lo aceptase. A diferencia de sus hermanas, Mary lo estimaba más y escuchaba sus reflexiones.

(…) y aunque no lo consideraba de ningún modo tan sensible e inteligente como ella misma, opinaba que si lo animaba a leer y aprovechar un ejemplo como el que ella representaba podría llegar a ser muy grato compañero.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Charlotte planeaba casarse con Collins

Tras de ser rechazado por su prima, Collins abrigó cierto resentimiento, aunque no se mostraba triste ni evitaba a Lizzy. Charlotte, mejor amiga de Lizzy, empezó a prestar atención a Collins, aparentemente para liberar a su amiga de la atención del rechazado pretendiente.

En menos de tres días, Collins había hecho dos proposiciones de matrimonio. Primero a su prima Lizzy y después a Charlotte Lucas.

«Lo cierto era que la amabilidad de Charlotte iba mucho más allá de eso, su objeto no era otro que librarla del asedio de Colins, pero procurando que este se dirigiera a ella.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lizzy se alejó de Charlotte

Lizzy lamentaba ver a su amiga con una autoestima muy disminuida y consideraba imposible que sea feliz al haber tomado la decisión de casarse con Collins. Lizzy se alejó de Charlotte al considerar que entre ellas ya no existiría verdadera confianza.

«(…) Collins es un hombre estúpido, ceremonioso, necio y lerdo, (…) la mujer que se case con él no debe estar en sus cabales.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lamentablemente para los Bennet, Collins regresó a Longbourn. Para el alivio de la familia, esta vez se mantuvo ocupado pasando más tiempo en casa de su prometida.

Wickham estuvo comprometido con otra joven

Algo que se omitió en la película, fue que Mr. Wickham se comprometió con Mary King. La novia es una señorita que apenas es mencionada en la novela y de quien se relata fue inesperadamente heredera de diez mil libras.

Este compromiso no se realizó porque Miss King viajó a Liverpool a casa de su tía y no volvería a ver a Mr. Wickham.

«El aparente interés de él había desaparecido y sus atenciones habían acabado: ahora admiraba a otra. Lizzy vigilaba lo suficiente para verlo todo, y podía observarlo (…). Apenas se sentía herida, y su vanidad se veía satisfecha por creer que si la posición social lo hubiese hecho posible, habría sido ella la elegida.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lizzy no viajó sola a casa de los Collins

Lizzy aceptó la invitación de Charlotte para visitar la casa de los ahora esposos Collins. Sin embargo ella no viajó sola, fue acompañada por el padre de su amiga, Mr. Lucas y la segunda hija de él.

El viaje a casa de los Collins era largo, así que aprovecharon en pasar por Londres, donde Lizzy pudo visitar a Jane en casa de sus tíos los Gardiner. Jane pasó una temporada con sus tíos para intentar tener contacto con Mr. Bingley.

Darcy llegó a Rosings semanas después de Lizzy

En Rosings, Lady Catherine de Bourgh hizo todas aquellas preguntas (e incluso más) que se ven en la película a la joven Lizzy. Sin embargo Mr. Darcy no estuvo durante aquella cena, en realidad esa tarde Lizzy estaba sentada entre Charlotte y Miss de Bourgh.

Mr. Darcy llegó semanas después con su primo el coronel Fitzwilliam. El propio Darcy acompañado de su primo visitó más de una vez la casa de los Collins y conversó con Lizzy.

Estas visitas a la abadía de los Collins despertaron sospechas en Charlotte sobre el amor que sentía Darcy por Lizzy. Según la novela los Collins y Lizzy comieron nueve veces en Rossings y tomaron té en dos ocasiones.

«Pero era más difícil comprender el motivo por el cual Darcy iba tan a menudo  a la abadía (…) Era indudable que Darcy miraba mucho a su amiga, pero la expresión de tales miradas era dudosa.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Fitzwilliam estaba «cautivado» por Lizzy

Se relata que el coronel Fitzwilliam se sintió atraído por Lizzy y fue él, no lady Catherine, quien la invitó a tocar el piano. Es más, se sentó a su lado, atrayendo las miradas de «Su señoría» y Mr. Darcy. Pero esto no pasó de una admiración porque después había manifestado que no sentía alguna inclinación amorosa por ella.

«El coronel Fitzwilliam parecía verdaderamente satisfecho de verlas, todo en Rosings le servía de alivio y era bien recibido, y la bella amiga de Mrs. Collins lo tenía cautivado.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Darcy se declaró en casa de los Collins

Los Collins fueron a Rosings invitados a tomar té. Sin embargo Lizzy se quedó en casa por una jaqueca que le produjo la agitación y las lágrimas al oír la confesión de Fitzwilliam sobre la intervención de Darcy en el romance entre Jane y Bingley.

Fue en casa de los Collins y no fuera en plena lluvia torrencial como lo muestra la película – seguramente para darle más drama y hacer de ésta, una de las escenas más recordadas – donde Darcy se declaró a Lizzy por primera vez.

Cabe mencionar que la fidelidad del guión a la novela se conservan bastante bien en esta parte. Después de tal conversación y tras la partida de Darcy de casa de los Collins, Lizzy se sintió «confusa y abatida«.

«No podía sostenerse en pie, y fue tal la debilidad que se apoderó de ella, que se sentó y lloró durante media hora. Su asombro crecía al recordar lo sucedido.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lizzy sí contó a Jane sobre la propuesta de Darcy

En cuanto Lizzy pudo estar a solas con su hermana Jane, le contó sobre su conversación y la propuesta que recibió de Darcy. Aunque evitó contar lo referente a Bingley.

«El asombro de Jane fue mitigado por el profundo amor fraternal; pronto le pareció muy natural que la admiraran (…) Lamentaba que Darcy hubiera expresado los suyos de modo tan inadecuado, pero todavía le apenaba más el pesar que debía haberle causado el rechazo de su hermana.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Los Gardiner sí tenían hijos

Aunque en la película los tíos de Lizzy no tenían hijos, en realidad sí los tenían. La novela relata sobre cuatro niños quienes quedaron al cuidado de Jane mientras los padres y Lizzy viajaron a Pemberley.

«Cuatro semanas transcurrieron antes de que llegaran sus tíos. Pero los señores de Gardiner se presentaron por fin en Loungbourn con sus cuatro hijos. Estos, dos niñas de seis y ocho años respectivamente y dos varones menores (…)»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Las esculturas en realidad eran pinturas

El ama de llaves de la casa de Pemberley, les muestra parte de la mansión a los Gardiner y a Lizzy. En la película se ve a Lizzy contemplando unas bellas esculturas, como la esculpida en honor a Darcy, pero en realidad eran cuadros, entre ellas miniaturas de los retratos de Darcy e incluso uno de Wickham.

Cabe mencionar que el reencuentro entre Lizzy y Darcy no fue dentro de la casa por intromisión de la joven, sino cuando los visitantes se dirigían hacia un arroyo y el propietario se acercó a ellos.

«Estaban a menos de 20 yardas, y tan repentina fue su aparición que resultó imposible impedir que los viera. Los ojos de Lizzy y Darcy se encontraron al instante, y los rostros de ambos se ruborizaron.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Miss Darcy era muy tímida

Georgina Darcy, la hermana de Mr. Darcy, no era tal como nos la muestran en la película. Al contrario, en la novela la describen como «tímida en exceso» y que apenas pronunciaba monosílabos.

Lizzy no conoció a Giogina hasta el día siguiente de su reencuentro con Darcy. A penas llegaron a Pemberley Giorgina y Mr. Bingley, Darcy los llevó a visitar a Lizzy en la pensión donde ella se hospedaba con sus tíos.

«Miss Darcy era más alta que Lizzy, y aún cuando solo tenía dieciséis años, ya estaba desarrollada y su aspecto era femenino y muy agradable. Era menos agraciada que su hermano, pero su rostro denotaba inteligencia y buen carácter y sus modales eran sencillos.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Mrs. Gardiner dio detalles de la boda de Lydia

En la película Lydia sí comete una imprudencia al mencionar a Darcy ante Lizzy. Sin embargo, en la novela Lydia no da detalles sobre la participación de Darcy en su boda porque Jane y Lizzy, pese a su curiosidad, le pidieron que no hablara más del tema, tras saber que a la menor de su hermanas se le había pedido discreción.

A pedido de Lizzy, Mrs. Gardiner le escribió contando los detalles de la participación de Darcy para que Lydia se case con Wickham.

«No podía soportar tamaña incertidumbre, y así, tomando presurosa una hoja de papel, escribió una breve carta a su tía pidiéndole aclaración de los que Lydia había confesado, si es que era compatible con el secreto que debía guardarse.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lizzy fue la primera en saber del compromiso de Jane

Mr. Bingley regresó solo a casa de los Bennet, pero no a los pocos minutos de su primera visita como se ve en la película, sino que se presentó ante la familia días después, cuando Darcy se había marchado a Londres.

Aunque en la película son los padres y sus hijas menores quienes irrumpen en la habitación donde Jane y Bingley se comprometen, en realidad  Lizzy fue la primera en conocer la noticia por boca de su hermana. Después de escribir una carta, se acercó al salón donde su hermana Jane estaba a solas con Bingley.

«Al abrir la puerta vio juntos a su hermana y a Bingley, apoyados contra la chimenea, como si estuviesen ocupados en la más interesante conversación; y por si uno no hubiera dado ya lugar a sospechas, los rostros de ambos, al volverse rápidamente y separarse, fueron por demás elocuentes.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Lady Catherine visitó a los Bennet una mañana

Si bien la inesperada visita de Lady Catherine de Bourgh sí se realizó, no fue en la noche después de que Bingley y Jane se comprometieron. La novela señala que su visita fue una semana después de anunciarse el compromiso, y además fue muy temprano a casa de los Bennet.

«Entró a la estancia con aires todavía más antipático que de costumbre, no respondió al saludo de Lizzy mas que con una inclinación de sorpresa, y se sentó sin decir una palabra.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Fue en el prado, y no dentro de la casa familiar, donde Lady Catherine interroga a Lizzy. La joven afirmó que no estaba comprometida con Darcy, pero no prometió aceptar un futuro compromiso con el sobrino de «Su Señoría». Lady Catherine insistió en que Lizzy le asegurara que  no se comprometería con Darcy, a lo que ella respondió:

«- Y yo le aseguro que no se la daré jamás. No conseguirá usted intimidarme forzándome a hacer algo tan falto de sentido. Su Señoría necesita que Mr. Darcy se case con su hija, pero que yo le diese a usted la promesa ansiada ¿haría más probable ese matrimonio? Suponiéndolo interesado por mí, ¿mi rechazo a aceptar su mano lo haría desear ofrecérsela a su prima?

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

¿En realidad Darcy dijo tres veces «la amo»?

Según la novela, Darcy llega a casa de los Bennet, pocos días después de la visita de lady Catherine, y no a la mañana siguiente como se muestra en la película. Además llegó acompañando a su amigo Bingley.

Cuando Darcy y Lizzy pudieron estar solos, él nuevamente se declara. Sin embargo, en la parte en la película donde Darcy le dice  lizzy «Si sus sentimientos hubieses cambiado, tendré que decirle que me ha hechizado en cuerpo y alma y que la amo, la amo, la amo. No quiero estar sin usted otro día.», es parte de una ingeniosa adaptación de la novela al largometraje.

En cuanto Lizzy confesó que sus sentimientos hacia Darcy habían cambiado, recibió con placer la actual declaración.

«El estado de felicidad que semejante respuesta proporcionó a Darcy fue tal como probablemente jamás lo había disfrutado, y se expresó en esta ocasión con el juicio y la vehemencia que cabe suponer en un hombre profundamente enamorado.»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

¿Qué pasó después del final de la película?

Después de dos horas de largometraje, el filme acaba con Mr. Bennet en su biblioteca, pero la historia continúa en la novela.

Cuando Lizzy le cuenta a su madre sobre su compromiso con Darcy, ella quedó anonadada al escucharla y tras unos minutos de silencio la felicitó exclamando:

«-¡Dios míos! ¡Dios me bendiga! ¡Oh, querida mía! ¡Mr. Dracy! ¡Quién lo habría pensado! ¡Oh, mi queridísima Lizzy, qué rica e importante vas a ser! ¡Qué joyas, qué carruajes tendrás! ¡Lo de Jane no vale nada, nada en lo absoluto! ¡Estoy tan contenta, soy tan feliz! ¡Qué hombre tan encantador, tan guapo, tan apuesto!»

Austen, J., (2017), Orgullo y prejuicio, Ciudad de México, México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Mrs. Bennet apenas hablaba con Darcy por el temor que él le infundía. En cuanto a Mr. Bennet intentaba intimar con su futuro yerno.

Los comprometidos tuvieron ocasión de analizar sobre su romance, el orgullo y el prejuicio. Al final de la novela se hace un recuento de lo que pasó una vez que Jane y Lizzy se casaron.

Mrs. Bennet fue más «sensible, amable y cabal», aunque en ocasiones seguía siendo nerviosa. Mr. Bennet extrañaba a Lizzy, su hija favorita, eh iba a Pemberley a visitarla. Los esposos Bingley permanecieron un año en Netherfield y luego compraron una casa cercana al condado de Derby. Kitty frecuentaba mucho la casa de sus hermanas mayores y comenzó a ser «menos irritable, menos ignorante y menos superficial». Mary fue la única que siguió en casa cuidando a  su madre. Lydia y Wickham derrochaban el dinero y pedían frecuentemente ayuda a sus hermanas, pronto el romance de ambos terminó en indiferencia.

En cuanto a Miss Bingley, visitó a los esposos Darcy y se mostró más amable con Lizzy. Giorgina vivió en Pemberly y era muy amiga de Lizzy. El resentimiento de lady Catherine cedió y visitó a los esposos Darcy. Finalmente los Gardiner siguieron siendo muy amigos de su sobrina y de su esposo quienes se sentían agradecidos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *